Merrill Crowe VS CIL CIP Carbon in Pulpa o Lixiviacion

Varias consideraciones económicas han sido hechas entre los sistemas con carbón y el Merrill-Crowe. Algunas se muestran en las siguientes líneas.

Cinco operaciones convencionales con Merrill-Crowe y el proceso CIP fueron comparados de un punto de vista económico. La concentración de oro en la solución rica se extendió desde 0.428 para 0.054 onzas de oro por tonelada de solución.

Los costos de capital de un proceso CIP se basan en el flujo ingresante, y no está en función del contenido de oro. Sin embargo, los costos de capital de la elución del carbón están bajo la dependencia de la ley de oro en la solución. La regeneración de carbón está también bajo la dependencia de la cantidad de carbón tratado. Por otra parte, con un proceso de Merrill-Crowe, el costo de capital de total está en función del flujo.

Los costos operativos varían en las plantas CIP según el contenido de oro en la solución. Este costo no varía con el Merrill-Crowe excepto en caso que el uso de zinc aumente con concentraciones superiores.

Las pérdidas de oro en plantas convencionales CIP resultan de valores presentes en la solución rica que no se adsorbieron en el carbón y son por consiguiente parte de los relaves. Otra pérdida de oro ocurre cada vez que el oro está cargado en partículas de carbón muy finas. Este carbón fino pasa todas las mallas y también va a dar a los relaves. La pérdida principal de oro en un circuito de Merrill-Crowe tiene una fuente muy diferente. Resulta de un lavado incompleto del precipitado en el filtro prensa.

Los resultados se basan en costos estimados de una planta CIP y una de Merrill-Crowe, tener presente que algunos costos dependen de las características particulares de cada mineral. Sin embargo, parece importante indicar que algunas operaciones Merrill-Crowe los costos pueden ser bajos, para este ejercicio se consideró una de estas plantas. En la planta en cuestión, la decisión estaba hecha para usar zinc en la precipitación considerando la variación del contenido de oro en la solución rica (de 0.075 onzas por tonelada hasta 0.010 onzas por tonelada. Como los costos operativos fueron levemente afectados de esta variación, la decisión del diseño resultó ser rentable.

Es interesante mencionar que hay operaciones que combinan la adsorción con carbón y la precipitación con zinc. Usualmente una planta de precipitación de zinc es seguida por un proceso CIC. Esto está hecho para mejorar la recuperación de oro de la solución que viene del circuito de zinc. Con mucha frecuencia, no hay ninguna distinción evidente para la elección entre la precipitación con zinc y el carbón, la decisión final se basa en la experiencia particular del personal de proyecto que manejará la planta.

Varios métodos actualmente existen por cuál oro puede ser recuperado de una solución rica. Dos de estos métodos se discuten en este capítulo, el proceso de Merrill-Crowe (la cementación con zinc) y la adsorción con carbón activado. Estos dos métodos representan las técnicas más frecuentemente usadas para la extracción de oro y son, de hecho, usados casi exclusivamente en operaciones de lixiviación en pilas en Estados Unidos. Por la eficiencia y la facilidad de uso de estos dos métodos, es sumamente probable ellos continúen siendo muy usados dentro de la industria de minería de oro en años venideros.

Lo demás de este capítulo incluye información sobre la historia de los dos procesos, descripciones de los procesos, criterios a considerar en seleccionar un proceso de recuperación, y construcción y diseño comercial de ambos métodos de recuperación de oro. Alguna información técnica se plantea a beneficio de esos lectores que necesitan un mayor nivel de detalle. Sin embargo, el intento global del capítulo es proveer una visión general del proceso para ser usado en la extracción de oro, así dándole al lector una base firme para más investigación técnica en el tema.

Los metales preciosos en una solución de lixiviación son extraídos, concentrados, y purificados para completar el proceso y pueda producir un producto final que le proveerá una retribución económica al dueño de la mina. Varios procesos diferentes se requieren para convertir los metales preciosos disueltos en barras puras de metal. Se discute la producción de metales preciosos una vez que han sido recuperados de las soluciones ricas por la cementación con zinc (Merrill-Crowe) o de la adsorción con carbón activado. La producción de metales preciosos es generalmente considerada como la producción de una barra de dore medianamente pura.

La venta de un producto intermedio de metales preciosos es posible (a distinción de la producción de barras del dore en la mina). Sin embargo, el valor de los metales preciosos es disminuido por diversos costos y los riesgos que se asociaron con el procesamiento de metales preciosos. Por esta razón, la mayoría de operadores eligen producir el metal más refinado posible para maximizar economía de proyecto. Los metales preciosos pueden ser extraídos de la solución de lixiviación por procesos convencionales y poco convencionales. Los procesos convencionales son precipitación con zinc y carbón activado/ electrodeposición. Los procesos poco convencionales son extracción con resinas de intercambio de iones, solventes, y una electrodeposición directa.

Un proceso típico de carbón activado tiene dos lazos circulantes. El primer lazo adsorbe los complejos metálicos de la solución de cianuración encima en el carbón activado. Un segundo, lazo remueve los complejos metálicos del carbón activado en una solución concentrada, el electrólito de electrodeposición. El carbón activado es transferido de un lazo hacia el otro. El costo operativo es proporcional a la cantidad de carbón eluido y a la cantidad de metal precioso producido.

Un proceso típico con polvo de zinc contiene un único lazo. La solución es filtrada, deareada, contactada con zinc, y filtrada otra vez. La solución pobre es entonces devuelta al proceso de lixiviación. El precipitado contiene los metales preciosos. Este precipitado es típicamente secado, mezclado con fundentes, y fundido para producir una barra de dore. El costo de operación del proceso es proporcional a la cantidad de solución tratada, con dependencia del contenido de metal en la solución. El proceso requiere de un buen control para una eficiente recuperación de oro y plata.

Un lodo de metales preciosos es producido de ambos procesos. Este lodo debe ser tratado para producir barras de metal puro. El proceso convencional incluye un tratamiento pirometalúrgico con los fundentes adecuados para formar una barra de dore. Este dore es usualmente vendido a refinerías. En estas refinerías el dore es refinado para producir metales. Los metales puros son fundidos para formar barras de oro y plata para su comercialización.